Ciencia en España ¿Ministerio o Secretaría de Estado?

Tengo que reconocer que recibí con decepción la ausencia de la ciencia a primer nivel en el nuevo gobierno de MR. Después del anuncio de los nuevos ministros empezaron a circular rumores respecto a la ubicación de la I+D+i en este nuevo gobierno. Apuntaban a depender de Economía o de Educación. No tardamos mucho en conocer que la cartera de Cristina Garmendia iba a parar a manos de Luis de Guindos en Economía con rango de secretaría de Estado. Esta decisión ha sido recibida con sentimientos encontrados.

No voy a repetir, una vez más, la importancia de la inversión en I+D+i para el desarrollo económico. Varias entradas en este blog lo recuerdan. Y César Nombela lo comenta muy bien en la tercera del ABC. La cuestión principal estriba en saber si la secretaría de Estado de I+D+i es la herramienta adecuada para implementar los cambios necesarios para permitir un avance real de la investigación en España.

Todos conocemos la historia reciente de los ministerios dedicados parcial o exclusivamente a investigación y desarrollo. En concreto, los últimos tres años, con ministerio propio, no han sido especialmente brillantes. Pese a tener ministerio propio, la ministra de ciencia e innovación no tuvo una relevancia clara en el consejo de ministros. Incluso aparecieron rumores que apuntaban a su dimisión en el tramo final de la legislatura. Pero no quiero personalizar críticas.

Desde mi punto de vista, no me gusta que la palabra “ciencia” haya desaparecido de las carteras ministeriales. Tampoco estuvo presente en ninguna frase durante el discurso de investidura (a diferencia del de JM Aznar en 1996, quién en un contexto de crisis si apostó por incrementar la inversión en I+D+i… aunque luego los resultados no fueran los esperados… pero, al menos, sabíamos que existía una intención real). MR  ha relegado, por ahora, a la ciencia a un segundo plano. Eso afecta a la ya de por si depreciada percepción de la ciencia en España.

Por otro lado, coincido con otros investigadores en que no es bueno separar, como ya se había hecho, Universidades de I+D+i. En el actual esquema, siguen separados en dos ministerios. Es posible que la secretaría de Estado de I+D+i pueda encajar en economía pero si no existe una buena coordinación con Universidades se perderá una pieza fundamental para el desarrollo de la investigación en España. Eso sólo lo sabremos dentro de un tiempo. Todavía no han sido nombrados los secretarios de Estado de Universidades y de I+D+i. En cuanto sepamos los  nombres quizás podamos aventurar algo más.

En breve, mi crítica fundamental está en ese segundo plano al que se ha relegado a la investigación en España, al menos formalmente y la posible desconexión con Universidades. Puede ser que el funcionamiento de las nuevas estructuras sea mejor de lo esperado. Si es así, reconoceré mi error. Pero, por ahora, creo que conviene ser escépticos y no esperar mucho. Sigo teniendo la sensación que los científicos siempre estamos en la oposición, gobierne quién gobierne. Y es que hasta que no se hayan cambiado muchas rutinas, desmontado estructuras antiguas y leyes que nacen caducas no podremos considerar que existe un cambio de rumbo real. Y, muy especialmente, mientras los números nos sigan situando en el grupo perseguidor pero no el grupo de cabeza seguiremos teniendo motivos para presionar al inquilino de la Moncloa.

Anuncios

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: